Seleccionar página

Seguridad Social

El sistema de Seguridad Social en Francia difiere notablemente del sistema español y tiene ciertas particularidades que conviene conocer. Antes de llegar a Francia, debemos saber que por el solo hecho de ser europeos tenemos derecho a ser atendidos en cualquier hospital de forma gratuita (existen costes que deberá pagar nuestro estado de procedencia) si estamos de vacaciones o de visita temporal.

Para beneficiarse de este servicio, existe la llamada Tarjeta Sanitaria Europea, la cual se puede solicitar en cualquier oficina de la Seguridad Social Española y que se expide, según el caso, por un período de tres meses o por un año. Para tener un número de Seguridad Social francés, es necesario estar vinculado laboralmente. El empleador está obligado a solicitar la inscripción a todos los organismos sociales en un plazo de ocho días. La atribución de un número de seguridad social se hará de forma automática a partir de ese momento.

Más información aquí

Las personas establecidas en Francia, que hayan perdido su empleo, agotado sus derechos a prestación de desempleo y que se hayan quedado sin recursos, pueden acogerse a la Cobertura Universal de Enfermedad (CMU), la cual beneficia a todos aquellos que no cotizan la seguridad social y que no pueden pagar una mutua privada. Esta cobertura acoge a todos los perceptores de la Renta de Solidaridad Activa (RSA) que lo soliciten.

Una vez tenga su número de Seguridad Social, si necesita ir al médico podrá visitar cualquier médico “generalista” privado que elija por razones de cercanía a su domicilio o lugar de trabajo. Tras la consulta, usted deberá abonar el precio que oscila entre los 20 y los 30 euros, posteriormente, la seguridad social reembolsará el 70% del precio a su cuenta bancaria y la “mutuelle”, si tiene una, reembolsará el otro 30%.
Para facilitar los reembolsos es muy importante que al solicitar su alta aporte un RIB bancario. Tenga en cuenta que si quiere visitar un especialista usted debe pasar antes por el generalista, el cual lo remitirá al experto adecuado. Si va directamente al especialista, la Seguridad Social le aplicará una especie de penalización y le reembolsará menos.

“Depassement des honoraires”
Hay que saber que los honorarios de los especialistas están muy reglamentados en Francia, pero cada vez es más frecuente que los médicos practiquen una tarifa superior, en cuyo caso el paciente es libre de no aceptar e ir a otro especialista. En caso de aceptación, la parte superior a la tarifa convencional no le será reembolsada por la Seguridad Social, pero su mutua puede que le cubra el sobrecoste. Por ello, es conveniente consultar previamente, puesto que en algunos casos el sobrecoste puede ser muy elevado.

Las “mutuelles” o mutuas de salud
Dado que el visitar al médico supone gastos evidentes para cualquier persona/familia, en Francia son muy comunes y recomendables los seguros privados o “mutuelles”. Estos seguros ofrecen diferentes posibilidades, desde reembolsar la parte de la factura que no cubre la Seguridad Social, hasta el pago de los medicamentos. La mayoría de las grandes empresas ofrecen a sus empleados una “mutuelle”.
Si está interesado en contratar una mutua de salud pregunte en su banco y elija la compañía de seguro que más se ajusta a sus necesidades.